"La relación de la Policía y su comunidad es de respeto y valorización"

Así lo sostuvo el gobernador Alberto Weretilneck, quien hoy puso en funciones al comisario general Daniel Jara, como nuevo jefe de la Policía de Río Negro y también al comisario general Jorge Omar Soazo, como subjefe.

En el acto, desarrollado en la Escuela de Cadetes de Viedma, el Mandatario estuvo acompañado por vicegobernador, Pedro Pesatti; el presidente del Superior Tribunal de Justicia, Ricardo Apcarián; la procuradora general, Silvia Baquero Lazcano; el ministro de Seguridad y Justicia, Gastón Pérez Estevan.

“Quisiéramos haber tenido hoy un día de mayor festividad, pero lo sucedido en los últimos días con los nueve efectivos de la policía heridos en la manifestación gremial, la pérdida de la vida de Eliana y la gravedad de las heridas de sus camaradas en el accidente en Viedma la semana pasada, las heridas sufridas por una suboficial en Cipolletti a manos de una conductora alcoholizada, y el estar a 48 horas de cumplirse el primer año de la desaparición y muerte de quien en vida fuera el oficial Lucas Muñoz, hace que este sea un momento en el cual, más que nunca, debemos tener  presente que la tarea de ser policía es una tarea riesgosa, sacrificada y a veces no reconocida por la sociedad”, sostuvo el Mandatario, al comenzar su alocución.

“En nombre de las autoridades constitucionalmente electas de la provincia, manifestamos nuestro respeto, admiración y compromiso con los casi 8.000 mujeres y hombres que integran nuestra policía”, resaltó Weretilneck.

El Gobernador explicó los motivo por los cuales en el año 2012 se tomó la decisión de que un civil fuera el jefe de la fuerza: “En aquel momento veníamos de una situación interna de conflicto en la policía, una excesiva partidización y politización de los mandos más altos y una relación traumática, por no decir de crisis, entre la Policía y el Poder Judicial”.

“En ese momento, esa decisión era en beneficio de la propia policía. Y cinco años después, la relación de la policía y su comunidad es de respeto y valorización, y la relación de la policía con todos los estamentos del Poder Judicial es absolutamente normal y transparente”, agregó.

“Ni la política, ni ningún aspecto que se relacione a ella tienen incidencia de la vida interna de la fuerza, ni en los mecanismos disciplinarios, ni designaciones, ya sea en el máximo nivel como en un destacamento. Esto ameritaba el cese de esta etapa y que la Policía de Río Negro sea conducida en todos sus actos y en forma diaria por un integrante de su propia fuerza”, explicó.

Además, Weretilneck se refirió a los “grandes cambios” que se generaron en la institución: “Todos tenemos que tener la actitud de cambio, de modernización y de perfeccionamiento. Y esto es hoy uno de los grandes valores que lleva adelante el nuevo jefe y aspiramos a que cada uno de los integrantes tome debida nota de esta decisión”.

“El narcotráfico no era un elemento central en la política de prevención y represión de la policía. Hoy lo es, y es motivo de la creación el área específica en la policía. También significa capacitación, formación, una nueva relación con la Justicia Federal y otras fuerzas”, sostuvo y añadió: “Años atrás las problemáticas de violencia intrafamiliar y de género no eran una problemática central de la policía, pero hoy vemos más hechos de estas características. De ahí la creación y la profundización en las tareas de la Comisarías de la Familia y mecanismos tutelares”.

Asimismo, el Mandatario destacó el proceso de modernización  tecnológica de la fuerza a partir del mecanismo centralizado del 911, la incorporación de los sistemas AFIS y SIBIOS, elementos centrales en los mecanismos de esclarecimiento, equipamiento de criminalística y rodante.

“Uno puede tener la mayor inversión en tecnología y equipamiento, pero si no va acompañado del recurso humano estamos resolviendo solo una parte. Hemos creado la Escuela de Investigación de la provincia, que se suma a la apertura de Escuelas de Suboficiales y de Agentes y a la permanente incorporación de personal, incrementando la planta en un 40% en los últimos años”, señaló.

“Partiendo de que el delito cero no existe, si observamos las estadísticas de los primeros cinco meses del 2016 y del 2017 vemos que hemos reducido en un 6,8% la tasa de robos y hurtos en toda la provincia, somos la segunda provincia con menor cantidad de víctimas fatales en accidentes de tránsito, hemos bajado por tercer año consecutivo la tasa de homicidios por cada 100.000 habitantes ubicándonos por debajo del nivel nacional y, a partir de las distintas modificaciones y cambios que hemos llevado adelante, también ha bajado la cantidad de  femicidios”, sostuvo.

No obstante esto, el Mandatario explicó que “cuando uno habla de seguridad, hay que ponerse en el lugar de las víctimas y ser respetuoso con su dolor” y reflexionó: “Estos números, por más positivos que sean, no significa que estemos conformes, ni que la tarea esté concluida. Hoy vemos a la policía cada vez más comprometida con el respeto a la Constitución, los Derechos Humanos y las leyes y es para nosotros un orgullo, una satisfacción  y un compromiso poder acompañar en esta decisión y en la de todos los días a la Policía de Río Negro”.

 

“Un día de máxima importancia” 

El nuevo titular de la fuerza de seguridad rionegrina agradeció la confianza de Weretilneck, quien lo eligió para ocupar este cargo. “Es un honor inmenso ser el jefe de la Policía y me siento orgulloso de vestir todos los días el uniforme”, resaltó.

Jara sostuvo que “es un día de máxima importancia” para la Policía, porque un integrante de la fuerza volvió a conducir la institución: “Se dieron muestras acabadas de nuestro apego al deber legal y nuestra apertura a la sociedad, no quedan dudas que todos los integrantes de esta policía formamos parte de ella, convivimos a diario con nuestros vecinos y tratamos todos los días de superarnos”.

El nuevo jefe policial, con más de 30 años de carrera en la institución, prometió “el irrestricto cumplimiento de las normas legales y reglamentarias internas, exigiendo al personal exactamente lo mismo, con el apego al mandato constitucional y legal vigente”.

Además, se comprometió a “hacer mi máximo esfuerzo personal para que la policía ocupe un lugar de importancia tanto en la prevención e investigación delictiva, como en las tareas de seguridad”. 

Invitó a los integrantes de la fuerza “a tomar conciencia de la tarea tan noble que han elegido como medio de vida y que tantas satisfacciones nos da a diario, cuando se cumple con el deber y con las tareas comunitarias”.

“Dentro de los objetivos inmediatos están concluir con las distintas gestiones que se vienen realizando junto al Ministro Pérez Estevan para dotar a la fuerza policial de la mayor cantidad posible de equipamiento para el cumplimiento de la función de seguridad, prevención e investigación”, sostuvo luego.

También se refirió a la creación de las Brigadas de Toxicomanías, cuya función será independiente a las tareas comunes de investigación; resaltó la incorporación exitosa de las Brigadas Motorizadas de Apoyo y reconoció la labor de los bicipolicías, que diariamente recorren las calles de las ciudades.

Por otro lado, Jara destacó la tarea de los distintos cuerpos de bomberos y del personal de Seguridad Vial: “Se ha conseguido dotar de mayor equipamiento a las unidades para reforzar la presencia policial en las rutas, con tareas de prevención y control vehicular”.

Hizo extensivo el reconocimiento a la labor de la sección Canes y la Brigada Montada que “permiten la búsqueda de personas, la persecución de sospechosos y el acceso a lugares inhóspitos”

Por otro lado, remarcó la “abnegada labor” del personal del Cuerpo de Operaciones Especiales y Rescate (COER), quienes “son convocados a trabajar en las condiciones más adversas, al igual que las Brigadas Rurales”.

Respecto a la temática de género, Jara sostuvo que se continuará con la planificación y puesta en funcionamiento de las Comisaría de la Familia en Villa Regina y Cipolletti para “brindar un trato específico de la problemática, siendo un eslabón más al servicio de la comunidad”. Además, puso especial hincapié en las tareas de capacitación, señalando que “será uno de los grandes íconos de la gestión”.

En otro sentido, el nuevo jefe de Policía ratificó la total disposición de la institución de cara a la reforma procesal penal que entrará en vigencia en agosto. “Es una nueva modalidad de trabajo que será un desafío, debiendo modificar estructuras de antaño que ya están siendo acompañadas con la sanción de la nueva Ley Orgánica Policial”, explicó.

Agregó, en ese sentido, que se destinará una mayor dotación de personal en lugares que así lo requieran, de acuerdo a lo establecido por el mapa del delito, debiendo efectuarse un rediseño de la tarea investigativa que, con el nuevo Código Penal, quedará en manos exclusivas de los fiscales de la provincia.

También estuvieron presentes hoy los ministros de Gobierno, Luis Di Giácomo; de Educación y Derechos Humanos, Mónica Silva; de Salud, Fabián Zgaib; los legisladores Ricardo Arroyo, Rodolfo Cufré y Oscar Díaz; la defensora del pueblo, Nadina Díaz y la defensora adjunta, Adriana Santagati; el director general del Servicio Penitenciario Provincial, comisario general Hugo Cecchini; el jefe de la Policía de Neuquén, comisario general Ruben Carlos Tissier y el jefe de la Unidad Regional I de La Pampa, comisario general José Alberto Morales, entre otras autoridades provinciales, judiciales, municipales, integrantes de la Plana Mayor policial y referentes de las fuerzas federales.